delorean

El futuro de Internet… visto en 1997

El auténtico Delorean de “Regreso al futuro” en una exhibición en EE.UU.

Publicado originalmente en el blog de Territorio creativo.

Hace unos meses cayó en mis manos un libro editado en español en México, escrito por Jim Stern en 1997. En estos tiempos en los que todo se mueve a una velocidad exponencial, en los que lo que hoy es válido, mañana no lo es, leer un libro (impreso en papel ;-) ) sobre lo que entonces era Web (sin artículo) es un ejercicio de memoria y reflexión que resulta interesantísimo y al mismo tiempo válido. Por cierto, que me llevé una sorpresa ya que en la primera hoja de este libro alguien había escrito una url que sonará a muchos seguidores valencianos de este blog y que fue el primer proyecto relacionado con Internet en el que participé.

La fecha de edición del libro, 1997, es una época que ya queda lejana para muchos de los que nos dedicamos a esto que entonces era “ese complicado software desarrollado por ingenieros que tiene, quizá, algo que ver con la publicidad”. Era también la época de algo que puede parecer chocante visto desde nuestra perspectiva: el hecho de que “las encuestas de uso de Internet se hacían por teléfono”

Me he tomado la libertad de recoger algunas de las predicciones realizadas por Stern en el último capítulo del libro y ver cómo han evolucionado en los últimos 14 años.

Predicciones de Jim Stern en 1997

1. “No es lo mismo Internet hoy que hace un año, ni siquiera que el de hace seis meses. Por cierto, ¿qué día es hoy?” Esta predicción parece ilustrar a la percepción el caso de Instagram, la red social de fotografía que cumple en estos días unos 7 meses de vida.

2. “Con tanta creatividad como está recorriendo el mundo seguramente aparecerán proyectos nuevos e interesantes en los próximos diez minutos”. La predicción de “diez minutos” de Stern, quizá fuera algo ambiciosa en la época, pero sí parece válida a día de hoy en el que la relación multinodo entre creadores, desarrolladores, inversores, usuarios, testers permite que cualquier proceso se desarrolle a velocidades exponenciales.

3. “Internet por televisión seguirá sin ser una tendencia principal”. Hace 14 años que se comenzaba a hablar del tema y sigue siendo uno de los más candentes. Todavía sigue sin ser una tendencia principal y, con un 24% de usuarios de algún dispositvo de WebTV en EEUU (infografía), sigue siendo un trozo del pastel a repartir.

4. “El uso personal aumentará con el uso profesional”. Parece que sí, que el uso en oficinas fue el estímulo que llevó a los usuarios a “necesitar” internet para uso personal y que ha hecho crecer los usuarios de internet en el mundo hasta los casi 2.000 millones.

5. “El correo electrónico favorecerá el comercio, por ejemplo con cupones”. Poco que aportar, en plena eclosión de sitios basados en sistemas de cupones.

6. “Las tecnologías de promoción e integración, harán de Internet un ámbito más amistoso”. Ésta aseveración parece realizada para dar cobertura a todos los sistemas de adaptación y personalización de contenidos en función del usuario de los que Facebook Open Graph es el exponente más conocido.

La gran reflexión a lo largo de todo el libro es, en cualquier caso, si las empresas debían construir sus sitios web u optar por crear presencia en webs o plataformas externas con gran volumen de tráfico en la forma de banners, que podían ser incluso transaccionales e incluir juegos o vídeos. Hoy en día ese debate es el que parece más cerrado, pues quien más quien menos,  optamos por buscar el equilibrio entre soportes propios y plataformas externas orientando cada una de ellas a un objetivo determinado.

Así pues, parece que gran parte de las reflexiones que en 1997, con una industria en pleno despegue, se plantearon profesionales como Stern, siguen estando vigentes. Muchas se han cumplido y otras han seguido evolucionando para volver a abrirse. Mucho ha cambiado, una metaindustria se ha desarrollado y las oportunidades siguen estando abiertas.